Idioma
Español | Inglés
Tecnología Cable Aéreo

I+D+i: un distintivo METRO, un punto de referencia internacional

El compromiso: brindar un mejor servicio Innovación que genera valor
El solo hecho de implementar un cable aéreo como sistema de transporte público masivo fijó un hito para el mundo, pero desarrollar estrategias de adaptación, prevención y mejora del mismo, que a su vez generan y maximizan el valor social, ambiental y económico, tanto de la Empresa como de la nación, es la evidencia de que una visión basada en I+D+i es sinónimo de sostenibilidad.

Atreverse a soñar es una oportunidad para imaginar lo impensable, es una invitación a la transformación y es el primer paso para la innovación. Sin embargo, convertir esas ideas en una realidad es un reto que solo asume un equipo humano visionario, dispuesto al cambio en favor de la sociedad.

En 1999, la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá Ltda. – METRO de Medellín- decidió soñar con un sistema de transporte masivo multimodal, que llegara a los rincones de la capital antioqueña, que ascendiera sus pobladas laderas y movilizara a sus usuarios de manera rápida, segura y confortable y que conectara a sus miles de habitantes; pero, sobre todo, tenía el sueño de brindar un servicio que mejorara la calidad de vida de la comunidad.

Rompiendo los esquemas internacionales de uso turístico de los cables aéreos, el METRO de Medellín, tras meses de análisis, pruebas y asesorías, le apostó a la tecnología de cable aéreo como transporte público masivo; es decir, propuso implementar un sistema que, en vez de operar de 4 a 6 meses y movilizar entre 500 mil y un millón de pasajeros anualmente, operara casi 20 horas diarias, por más de 350 días y transportara 12 millones de pasajeros al año.

Pero este cambio no solo desencadenó un proceso de aprendizaje para el METRO, sino que el propio proveedor internacional de la tecnología tuvo que imaginar que era posible darle un uso diferente a una instalación europea, típica de montaña para turismo. Ello implicó otros retos en términos de operación y mantenimiento; más aún, era indispensable adaptarlo a las condiciones propias del Valle de Aburrá, y para eso había que pensar cómo desarrollar estrategias de mejora constantes, que garantizaran la calidad en el servicio.

Con un entorno regional y nacional, en el cual no existía el conocimiento particular de este tipo de sistemas, sin proveedores que respondieran de manera oportuna a las necesidades de la Empresa, el METRO se vio obligado a contar exclusivamente con el soporte del fabricante, que por cuestiones de distancia hacía muy prolongados los tiempos de respuesta y aumentaba significativamente los costos de las piezas o las asesorías que se requerían.

Con el objetivo de optimizar la vida útil de los equipos y anticiparse a los posibles inconvenientes que pudieran surgir, fue necesario desarrollar en el mercado local soluciones que aseguraran la sostenibilidad del sistema.

De la mano del área de Ingeniería, la Empresa inició la búsqueda de socios estratégicos, que desde su campo de acción contribuyeran a la consolidación de la tecnología. De esta manera, las universidades como actores clave en la gestión y generación de conocimiento se convirtieron en los aliados principales del METRO, acompañando a la Empresa en las actividades de investigación, laboratorio y caracterización de elementos, entre otras.

Mediante un convenio con las universidades de Medellín, que permitió identificar puntualmente los requerimientos técnicos de la Empresa, y con la convicción de contar en la ciudad con una industria pujante y capacitada para desarrollarlos, el METRO le apostó una vez más a la innovación mediante la generación de oportunidades de negocio, la creación de piezas que superaron las características de calidad de las originales y la difusión y la transferencia de conocimiento de la tecnología a la sociedad en general.

El compromiso: brindar un mejor servicio

Implementar un sistema de diagnóstico pinza cable, habilitar iluminación y comunicación inteligente en las cabinas, crear un sistema de identificación o desarrollar un eje polea balancín son innovaciones que el usuario del METROcable puede no identificar. Pero sí suele percatarse de que el movimiento de las cabinas es menor, el ruido de la operación del sistema ha disminuido o que ha mejorado el tiempo de ingreso a las cabinas en la estación. Detrás de estos detalles hay una inversión económica significativa y un grupo de trabajo que piensa e investiga diariamente para consolidar al sistema METRO como el mejor servicio de transporte público masivo del país.

Esa sensación de mejora que siente Martha al desplazarse hasta su universidad o Camilo al llegar a su trabajo es la contraprestación que recibe el METRO por desarrollar un modelo de negocio en el que la Investigación, el Desarrollo y la Innovación son los ejes de acción.

Martha, Camilo, Andrea, Jaime y millones de usuarios más son quienes al final del proceso de I+D+i se ven impactados de manera positiva. Incrementar la vida útil de los componentes, desarrollar estrategias de prevención, corrección y mejora de los mismos son acciones que el METRO decide ejecutar para brindarles a ellos y a muchos más un excelente servicio.

A la fecha son muchos los elementos caracterizados y más de 240 las piezas homologadas, y existe una variedad considerable de proveedores que cumplen con las especificaciones y exigencias originales, que dan participación a la industria nacional en el suministro de componentes, desarrollando así un mejor portafolio de proveedores.

Desde la ciudad de la montaña, el mensaje transmitido por el METRO a los fabricantes de cable aéreo austriacos, franceses e italianos es que en Colombia existe una industria con la calidad y el nivel de excelencia internacional, una población que disfruta la movilidad sostenible y que para alcanzarla ha emprendido un camino con decisión y dedicación. Con este fin articula las mejores destrezas y las fortalezas de cada aliado, y así consolida un equipo humano con el mismo interés: mejorar la calidad de vida de la población antioqueña. Esta es precisamente la invitación que la Empresa le extiende a los fabricantes, hacer parte activa de este compromiso con la sostenibilidad.

Innovación que genera valor

El dinamismo de la operación y mantenimiento del METROcable es una de las características de este sistema. Para asegurar la prestación del servicio y garantizar su óptimo desempeño a corto, mediano y largo plazo se han emprendido varios esfuerzos, que evidencian la apuesta del METRO de Medellín en materia de I+D+i.

Pero esta visión va mucho más allá de responder a lo inmediato, pues busca trascender lo necesario para generar en cada acción valor ambiental, económico y social.

En materia de homologaciones se destacan diferentes piezas de los sistemas de cable aéreo, en los sectores mecánico, electrónico, de caucho y de plástico, y con ellos se logra la participación de la industria nacional y la disminución de costos.

El eje polea balancín 550 TLP, por ejemplo, es un elemento metálico que permite la articulación del grupo de poleas que conforman los balancines. Esta es una pieza que se encuentra sometida a esfuerzos por fricción y cargas dinámicas, por lo que fue necesario desarrollar con proveedores locales especificaciones que optimizaran su vida útil y soportaran su exposición a la intemperie.

Otros desarrollos similares son el Eje Excéntrico polea 550 de estación, el Eje para las ruedas de circulación de las cabinas, el Soporte de sensores de control de camino, la varilla de validación del cierre de las puertas, el Bloque amortiguador cabina, el Bloque elástico cabina, la Traviesa de arrastre, las Ruedas dentas y las Ruedas plásticas de cabinas.

En el sector eléctrico, la reparación de tarjetas electrónicas es una actividad que se ha logrado desarrollar en conjunto con el área de Ingeniería, lo cual ha significado importantes ahorros económicos de hasta un 80% con relación al valor inicial del elemento. Algunos de los elementos reparados son la Tarjeta visa 10000.2 apriete pinzas, la Tarjeta de visualización de la velocidad del viento y la CPU S7-200.

En materia de proyectos de investigación, hace aproximadamente seis años, cuando los grandes proveedores de cable aéreo no contaban con un sistema de visualización de cabinas, el METRO, como parte del control y la supervisión de la operación de los cables aéreos, inició el diseño e implementación, tanto en la parte de software como de hardware, de un sistema que permite visualizar en tiempo real la posición de las cabinas y los reportes asociados a cada una de ellas, así como la velocidad de operación del sistema, logrando de esa manera una respuesta operativa inmediata. Este sistema de identificación de cabinas fue elaborado para el desarrollo del software por una tesis de grado de la Universidad de Envigado y fue punto de referencia para que los fabricantes iniciaran con la oferta de este tipo de sistema.

Otra investigación que adelanta el METRO con la Universidad Eafit es la que tiene que ver con la dinámica de los cables aéreos. El convenio, que inició a mediados del 2011, tiene como objetivo identificar medidas de mantenimiento y de control adicionales a las que ya existen en el manual de cables de la Empresa, con el fin de garantizar el excelente funcionamiento de los cables existentes.

A la vez, siendo concebida la tecnología de transporte por cable aéreo como un conjunto de sistemas electromecánicos, los cuales deben ser supervisados y monitoreados a través de diferentes equipos de control automático, con el fin de garantizar el correcto funcionamiento y la integración de cada uno de ellos, el Área Operación de Cables Aéreos, consciente de la necesidad de garantizar que las intervenciones realizadas durante cada una de las rutinas de mantenimiento en los equipos y elementos de control se ejecuten de manera confiable y óptima, implementó un simulador de pruebas eléctricas y de manejo del Touch panel, que permite la verificación del estado de los componentes de los equipos electrónicos y de control sin intervención durante la operación del cable. Esta iniciativa facilita además los procesos de capacitación, entrenamiento y reentrenamiento del personal responsable de la operación, vigilancia y control del sistema.

En términos de rediseño, una de las características principales de la cadena cinemática de la línea J es su redundancia mecánica; es decir, cuenta con un grupo de motores de respaldo, que permanecen en standby. La configuración de montaje de estos equipos presenta altos niveles de vibración, lo cual provoca daños en los rodamientos de los motores. Para enfrentar esta situación se rediseñó el sistema de anclaje y montaje de estos equipos, a través de un mecanismo de elevación que elimina toda vibración transferida por el grupo de motores que se encuentran en operación a los motores de respaldo.

Con el objetivo de configurar sistemas en armonía con el medio ambiente, además de la investigación y desarrollo en los proceso de homologación y sustitución de componentes, se adelantan mejores prácticas en el mantenimiento de los equipos, especialmente en el uso de los lubricantes.

Para ello se adelanta el proyecto de sustitución de aceites y grasas minerales por aceites y grasas sintéticas, adicionalmente se avanza en técnicas de filtración de aceites, la cual permite aumentar la vida útil y la diminución de los consumos.