Idioma
Español | Inglés
Tecnología METRO

Un sistema eficiente, seguro y en permanente mejora

I+D+i: Seguridad para todos Medio ambiente como prioridad de acción
Los trenes del Sistema METRO se han caracterizado en el mercado por su oportuna y rápida respuesta a los retos tecnológicos y a su permanente innovación, lo cual los ha ubicado en el alto nivel de calidad de los sistemas ferroviarios a nivel internacional. Los principales aspectos que impulsan al capital humano a seguir detrás de estos vehículos son la seguridad y la eficiencia en el servicio.

Pascual Tamayo, el Gerente de Tamayo Palacio y Compañía S.A., es un antioqueño que lleva trabajando por más de 50 años en la reconstrucción de motores y generadores eléctricos. Además de su vasta experiencia en el tema, ha prestado sus servicios a la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburra Limitada - Revista METRO de Medellín- por aproximadamente cinco años. Pero el distintivo principal de este proveedor METRO es que decidió asumir el reto desde hace algunos años de desarrollar una práctica que hasta ese momento no se ejecutaba en Colombia: la reparación de motores de los trenes del Sistema. Con el objetivo de responder a las exigencias técnicas y de procesos de la Organización, este emprendedor tenía como misión igualar las prácticas de mantenimiento de motores de Alemania o España, países con una larga trayectoria en el desarrollo de esta actividad.

Mediante el acompañamiento diario de la Empresa, durante dos años se trabajó en el proceso de creación. Se dispuso de cámaras de televisión para garantizar la permanente supervisión de los colaboradores del METRO de Medellín, y se logró al final superar los tiempos de entrega de los proveedores internacionales y mejorar los resultados en los motores.

Hoy por hoy el trabajo que demanda la Compañía representa para Tamayo Palacio y Compañía S.A. el 50% de su actividad, además de repercutir en el progreso de esta organización, que está alineada a las normas y estándares de calidad internacionales, como la ISO 9000.

La seguridad, la eficiencia, la permanente actualización y la calidad en el servicio son los focos en los que el METRO concentra todos sus esfuerzos para garantizar una excelencia en el Sistema.

Como Pascual Tamayo, son muchos los aliados que contribuyen a hacer posible esta labor, quienes enfocan sus mejores habilidades en hacer de los trenes del METRO medios de transporte seguros, eficientes y cómodos.

A diario los servidores de la Empresa trabajan por hacer frente a la dependencia y a la obsolescencia tecnológica a las que se enfrentan los trenes. La primera generación de esta tecnología, al servicio de los pobladores del Valle de Aburrá desde 1995, tiene una vida útil de 30 años, pero el METRO trabaja para que duren 18 más.

Por ello han desarrollado, a través de una apropiación de I+D+i como herramienta de acción, una serie de proyectos y prototipos, cuya labor es garantizar el mejor desempeño posible de los trenes a lo largo del tiempo, con el fin de responder a las necesidades que surgen de su uso, pero, más aún, de anticiparse a las posibles eventualidades.

Uno de los proyectos que se han adelantado es el que se ejecuta con Hernán Álvarez, el Gerente de Ralvher Ltda. Esta empresa desarrolla el piñón motriz de los trenes, pieza fundamental para el movimiento de los vehículos. De la mano de la Universidad de Antioquia, así como de empresas de tratamiento térmico y METROlogía, este elemento fue el resultado de periodos de investigación y pruebas, para innovar una vez más en la creación de productos pioneros en el mercado colombiano, que tengan el sello y la calidad de la industria nacional.

Estas iniciativas, como tantas más, le permiten a la Empresa brindar una seguridad y tranquilidad a cada usuario en el momento en que aborda un tren.

I+D+i: seguridad para todos

Contemplar cada una de las posibles variables que puedan afectar la operación del Sistema es uno de los temas claves para el METRO de Medellín. Por ello, trabajan a diario tanto en procesos de prevención como correctivos, para reducir las probabilidades de falla de estos vehículos, que recorren en promedio entre 350 y 500 kilóMETROs al día.

En ese sentido, la Empresa inició el proyecto para realizar la medición de ruedas de tren mediante un sistema ‘sin contacto’. Considerando la trascendencia de garantizar la seguridad en los desplazamientos de los trenes, y teniendo en cuenta que al existir una interacción entre la rueda y el riel, en la cual ocurre un desgaste considerable de la rueda, que puede llevar al vehículo a un punto crítico de descarrilamiento, el sistema permite relacionar el comportamiento de la vía y las ruedas de los trenes, arrojando datos que se envían directamente a un servidor de la empresa y que sirven como insumo fundamental para la toma de decisiones relacionadas con el mantenimiento.

Esta iniciativa, que cuenta con el respaldo de un Instituto Ferroviario Internacional, en asocio con la Universidad Eafit y Colciencias, evita que sea necesario programar recurso humano y detener la operación de un tren para hacer el perfilado de las ruedas, y generar así grandes ahorros en tiempo y dinero. Bajo esta misma línea se desarrolló un sistema de pesaje en vía, que tiene como fin determinar el número aproximado de personas que van en un tren, lo que permite conocer la cifra de pasajeros movilizados y, en consecuencia, la regulación necesaria en las frecuencias, entre otras respuestas operativas.

Anteriormente estas actividades se desarrollaban ubicando a personas en los torniquetes, para que marcaran la cantidad de usuarios que ingresaban, a medida que pasaban por ellos.

Con 16 años en funcionamiento, los trenes han debido pasar por procesos de actualización tecnológica. Por eso la Empresa ha generado Controladores Lógicos Programables (PLC), que son compatibles con los sistemas análogos, con el fin de evitar el desgaste de los mecanismos de control eléctrico, que se encargan de las diferentes señales para la apertura y cierre de puertas, frenos, entre otros. Esta herramienta, que viene incluida en los 13 trenes de la segunda generación adquiridos recientemente, permite garantizar el mismo nivel de respuesta y desempeño de los primeros vehículos.

Además, se diseñó un proyecto de simuladores con PLC, a través de la creación de un software para la prueba de vehículos antiguos, que dio paso a una trazabilidad permanente de su funcionamiento. Toda esta labor se complementa con la implementación de cámaras de televisión adicionales en los coches, estaciones e instalaciones físicas del Sistema.

En vista de que uno de sus objetivos es consolidar un sistema METRO socialmente responsable, la Empresa ha dispuesto en las puertas de sus trenes de primera generación indicadores luminosos para personas con audición reducida, lo cual complementa un total de 432 puertas con accesibilidad universal. Sistemas de altavoz digitales e indicadores digitales LED son otros de los desarrollos generados.

Asimismo, con el compromiso permanente de mejorar la calidad de vida de sus usuarios, el METRO de Medellín realizó la instalación de pasarelas en la estación San Antonio B, las cuales permitieron superar la generación de flujos de usuarios que ingresaban y descendían del vehículo (lo cual implicaba un incremento en los tiempos de abordaje y desabordaje), además de aprovechar la infraestructura física que se tiene en la estación.

Medio ambiente como prioridad de acción

Las 130 personas que conforman el equipo de mantenimiento dedicado a trenes, además de velar por la seguridad de los usuarios, trabajan en iniciativas que benefician al entorno. Por ello, también concentran sus labores en el desarrollo de proyectos de eficiencia energética, disminución en el consumo de recursos y previsión acústica.

En ese sentido, se elaboró el modelo de predicción acústica en el tramo Santa Lucía – San Javier, con el fin de determinar el nivel de ruido en los sistemas ferroviarios. Esta metodología se basa en la implementación de métodos de cálculo para efectuar estimaciones de los niveles de ruido emitidos por diferentes fuentes (férreo, automotor, industrial). Toda la caracterización del modelo predictivo y su validación se hizo con base en lo establecido por la Directiva No. 49 de la Comisión Europea del 2002.

La principal ventaja de esta metodología radica en la diferenciación de las fuentes existentes en el escenario, lo cual facilita hallar con precisión el aporte que cada una realiza al ambiente, y establece o calcula el dato real de la emisión de ruido para sistemas ferroviarios. A estas acciones se suma el rediseño de las plataformas electromecánicas de la estación Popular, de la línea K, para mitigar el nivel de ruido proveniente de vibraciones de la estructura.