Idioma
Español | Inglés
Tecnología BRT Y Tranvía

Tecnologías de última generación al servicio de la movilidad

Línea 1 de Buses, un sistema pionero en Colombia Armonía integradora para Medellín
Con la implementación de sistemas como el Bus Rapid Transit (BRT) y el tranvía, la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá Limitada –METRO de Medellín Ltda.– pone sobre la agenda nacional uno de los temas más importantes para la consecución de una movilidad sostenible en el país: la integración de tecnologías de punta en el transporte urbano, como una alternativa de desarrollo integral.

El paisaje urbano que configura a la gran urbe antioqueña se caracteriza por las altas pendientes y laderas pobladas. Responder tanto a las exigencias topográficas de la ciudad como a la demanda de la sociedad en términos de movilidad, requiere una visión innovadora, dinámica y abierta, que permita definir soluciones integrales, las cuales complementen, articulen y conecten al Valle de Aburrá.

Por eso, considerar diferentes tecnologías de punta en el transporte urbano, que se adapten a las condiciones particulares de la ciudad de la montaña, es dar paso a un sistema de transporte multimodal, que sin duda contribuirá al desarrollo y progreso de la región.

El Bus Rapid Transit (BRT) y el tranvía son las dos más recientes apuestas de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá, las cuales representan los principios rectores que rigen cada uno de sus proyectos.

Línea 1 de Buses, un sistema pionero en Colombia

Con el interés característico que despierta la novedad de un sistema, el escepticismo de algunos por el mismo y la curiosidad de otros tantos, en el primer día de funcionamiento de la Línea 1 de buses se movilizaron doce mil personas. Esta cifra aumentó en forma significativa al día siguiente, y alcanzó un total de 19 mil usuarios transportados. Pocos meses después se desplazan en estos imponentes buses 37 mil usuarios, a quienes este modo de transporte literalmente les ha cambiado la vida, no solo en términos de ahorro en tiempo sino en dinero.

La efectividad de integración con otros modos, la seguridad que brinda el sistema y la calidad del servicio son algunas de las percepciones más comunes entre los habitantes del Valle de Aburrá.

Y es que estos vehículos, de 18 METROs de longitud, con un peso promedio de 30 toneladas, que movilizan 160 personas, son los primeros buses para transporte masivo en el país con un motor 100% dedicado a trabajar con gas natural vehicular, que además de ascender pendientes de hasta el 16%, reducen la emisión de gases contaminantes, lo cual se convierte en un punto de referencia exitoso a nivel nacional y latinoamericano.

Las implicaciones económicas de lo anterior se ven reflejadas en un ahorro del 40% respecto al costo de combustible; es decir, si el valor en combustible diesel era de aproximadamente 170 millones de pesos, el gasto en gas natural vehicular es de 90 millones de pesos.

Mediante la firma de un convenio interadministrativo entre el Municipio de Medellín y el METRO, y con la experiencia de años en la operación de sistemas de transporte, la Empresa se comprometió con la compra de 20 buses articulados y se proyectó la adquisición de 47 buses padrones, para responder a la demanda de movilidad de los antioqueños.

Los buses articulados que están en funcionamiento en la actualidad son vehículos peruanos, especialmente diseñados para la ciudad. Con un chasis asiático de última generación, un motor americano reconocido por su potencia y su contribución a la conservación del medioambiente, y una caja alemana con tecnología de punta, estos buses recorren a la fecha 12,5 kilóMETROs en un carril exclusivo en un 90%, y conectan a miles de usuarios desde la parada Aranjuez a la estación de cabecera U. de M.

La habilitación de la Línea 2 Pretroncal del Sur, la cual operará con los buses padrones desde Envigado hasta Itagüí, espera completar la movilización de 170 mil usuarios al día, con la alimentación al sistema. Como ha sucedido con las otras tecnologías, son muchos los retos que surgen de la implementación de una nueva tecnología. Es así como el METRO ha desarrollado una serie de procesos que permiten visualizar posibles mejoras para el sistema, así como repotenciar y maximizar su desempeño.

El recaudo, el control y las comunicaciones de la línea 1 de buses cuentan con tecnología de última generación, lo que logra establecer comunicaciones vía GPRS y Wi-Fi, para la ubicación de los vehículos, la transmisión de datos de velocidad y el esquema de control.

De igual forma, se desarrolló una manguera refrigerante, que dado su rápido desgaste, exigió la creación de una pieza similar por parte de la industria nacional. Asimismo, dada la calidad de los vidrios elaborados en Colombia, se inició el proceso de desarrollo de vidrios panorámicos frontales de los buses, lo cual garantizó su disponibilidad inmediata y una disminución en los costos, que ascendían a los tres millones de pesos por su compra a nivel internacional.

Otro de los desarrollos fue el protector de guardabarros, contra el desgaste que se producía entre el bus y la plataforma de las estaciones, elemento que se diseñó con el fin de proteger la carrocería de los vehículos.

Armonía integradora para Medellín

Identificar los corredores de transporte óptimos implica también definir la mejor tecnología.

Tras considerar aspectos como la adaptación a la demanda, la compatibilidad con las características físicas del corredor, el engranaje tecnológico al modo de operación actual, su incidencia en la mejora de la calidad de vida de los habitantes y usuarios, entre otros, el METRO decidió definir al tranvía como el sistema más adecuado para el Corredor de Ayacucho y el Corredor de la Avenida 80.

Por sus características físicas, el tranvía de Ayacucho será de ruedas neumáticas, aspecto que incide en su óptimo desempeño en el ascenso de las pendientes –de hasta un 13%– que caracterizan la zona y los espacios reducidos por los que pasará. Por su parte, el Corredor de la Avenida 80 contará con un tranvía de ruedas de acero, que permite una capacidad mayor, acorde con la demanda existente.

Con una compra proyectada de 12 y 25 vehículos tranviarios para cada corredor, respectivamente, y con una capacidad de atención entre 240 y 305 pasajeros, el tranvía del METRO de Medellín se perfila como una solución de transporte que se integrará y complementará la red vial existente, manteniendo las condiciones arquitectónicas de las zonas patrimoniales que recorre y urbanizando territorios con criterios paisajísticos.

La primera línea de este tipo de transporte, que será alimentado con electricidad y se espera que inicie actividades a finales del 2014, recorrerá un total de 4,3 kilóMETROs y contará con paradas a nivel para el ingreso de sus usuarios.

Los principales retos que plantea este tipo de tecnología, la cual movilizará alrededor de 81 mil pasajeros por día, son la capitalización del conocimiento y experiencia respecto a su operación y mantenimiento, además de lo que se conoce como el guiado y frenado, aspectos que deberán ser analizados y probados bajo la consideración de las características de los recorridos: altas pendientes, semaforización, integración de la señalización tranviaria, entre otros.

Con el objetivo de extender la Cultura METRO, la Empresa también deberá enfrentar un cambio cultural frente a la integración del sistema en el paisaje urbano actual, sensibilizando a los transeúntes y usuarios sobre la importancia de un sistema multimodal para la movilidad sostenible.

El tranvía del METRO de Medellín se perfila como una solución de transporte que se integrará y complementará la red vial existente, manteniendo las condiciones arquitectónicas de las zonas patrimoniales que recorre y urbanizando territorios con criterios paisajísticos.